• Los argentinos Luciana Acuña (Grupo Krapp) y Alejo Moguillansky (El Pampero Cine) muestran los entresijos de la realización de una película a la vista de todos.
  • El público realizará un recorrido gratuito junto a los performers que partirá y finalizará en los aledaños del centro de artes vivas.

Luciana Acuña y Alejo Moguillansky son miembros de dos colectivos emblemáticos de la creación contemporánea argentina: la compañía artística interdisciplinaria Grupo Krapp y la productora El Pampero Cine, respectivamente. El tándem creativo propone el 10 de noviembre en La Mutant una performance que consiste en el rodaje de una película a la vista de todos, por lugares muy conocidos y concurridos de València, Efectos especiales.

El espectáculo, gratuito, tiene un formato de site specific, esto es, un tipo de trabajo artístico específicamente diseñado para una localización en particular. En este caso, la ciudad es el decorado de un largometraje imposible donde el personaje muere y muere a lo largo de días, noches, inviernos, lluvias y tinieblas en un larguísimo plano secuencia que probablemente sea el más largo que se haya filmado.

“Se podría sospechar que la agonía dura todas las estaciones del año, o que alberga todas las imágenes del mundo. Es una rueda de la fortuna que no para de morir”, avanzan los creadores de esta performance que combina cine, danza y actuación.

Los y las participantes saldrán desde la esquina de la gasolinera en el número 31 de la calle Ibiza, ubicada detrás del centro municipal de artes vivas, y finalizará en la plaza de las series, donde se instalará un set con pantallas y altavoces.

En cuatro tomas distintas del mismo recorrido, un performer diferente en cada ocasión inventará su manera de morir enfrentándose a la arquitectura del lugar, a las emblemáticas calles de la urbe y a la pura fantasía: lluvia, nieve y humos de colores.  Estos complementos atmosféricos se arrojan al intérprete en forma de efectos especiales con la precisión milimétrica de una coreografía digna de un musical.

Nuevo cine argentino

Luciana y Alejo llevan más de 15 años trabajando juntos, cruzando los lenguajes de la danza y el cine, produciendo obras, instalaciones y películas.

Grupo KRAPP indaga desde el año 2000 en nuevas formas de expresión. Está integrado por bailarines, actores y músicos que orientan su actividad a la investigación creativa, la heterogeneidad de esta contaminación contribuyó a la construcción de su estética particular.

Por su parte, El Pampero Cine nació en el año 2002, más que como una simple productora, como un grupo de personas dispuestas a experimentar y a renovar los procedimientos y las prácticas del cine hecho en Argentina. En el marco de la formidable renovación conocida como Nuevo Cine Argentino, los proyectos de este colectivo se cuentan entre los más originales y celebrado de la última década.

Sus obras han innovado en prácticamente todos los campos de la actividad cinematográfica. La influencia de El Pampero Cine no solo se plasma a nivel estético: Su revolución alcanza sobre todo las formas de producción y de exhibición. Desde Balnearios, en 2002, El Pampero Cine ha desarrollado un sistema de producción basado en el rechazo a los postulados industriales y a la radical independencia de las fuentes clásicas de financiación, que le ha permitido una producción constante y fértil. Con Historias Extraordinarias (2008), quedó confirmado que El Pampero Cine ha impuesto en la Argentina una nueva manera de producir, trabajando con presupuestos marcadamente inferiores a la más pequeña de las producciones industriales sin que dicha inferioridad de condiciones tenga relación alguna con la calidad técnica o estética de las obras.